LAS EMOCIONES Y EL IMPACTO EN NUESTRAS VIDAS

Desde el inicio de los tiempos cuando la vida surgió y el hombre emprende su camino en el planeta, las emociones han estado presentes ayudándole a sobrevivir y reaccionar ante lo que sucede en su entorno cercano, estas le permiten adaptarse reconociendo lo que le es favorable o perjudicial, y a identificar lo que es peligroso o inofensivo.

A partir del periodo paleolítico hasta la fecha, el hombre ha dependido de sus emociones y de su razón para dar significado a lo que observa, siente y vive, lo que le ha permitido generar vínculos afectivos, relaciones estratégicas de supervivencia, de cuidado personal y grupal. Son las emociones las que han tenido una implicación directa en la forma de actuar, crear, reaccionar, relacionarse, y de comunicarse, las emociones unidas a la forma de pensar son las influyen en lo que somos.

Las emociones no las podemos catalogar como positivas o negativas, lo que hace que ellas tengan una incidencia favorable o desfavorable en nuestras vidas está determinado por la forma como las gestionamos, como las procesamos y nos deshacemos de ellas. Cada una de las emociones es indispensable, para que nuestra conducta sea adaptativa en el entorno en el cual estamos, por ejemplo si vamos en la noche por una calle y vemos a lo lejos un sujeto que nos causa desconfianza, el temor a que nos pase algo nos hace actuar, ya sea evitando al hombre o huyendo del lugar,  el miedo puede salvarnos la vida, si estamos ante un peligro real. Cuando nos invade la tristeza es porque enfrentamos una situación dolorosa, que hace que nos aflijamos. Reaccionar con ira nos vuelve impulsivo, lo que nos lleva a no dimensionar las consecuencias de los actos. Por su parte  la felicidad y el buen humor nos permiten estar más perceptivos, atentos, dispuestos, colaboradores y con mejor salud física y mental.  

Aumentar la intensidad de una emoción nos puede traer alteraciones tanto físicas como mentales, afectando nuestra calidad de vida; por ejemplo una persona que diariamente es presa de la ira tiene mayor posibilidad de sufrir del corazón, aquellas personas que viven en constante temor o ansiedad son más propensas a desarrollar gastritis y enfrentar resfríos frecuentes, las personas que viven con ánimo bajo y llegan a presentar una depresión se sienten cansadas, sin fuerzas para enfrentar el día, incrementando de esta manera la apatía hacia las actividades cotidianas, también presentan dificultades para conciliar el sueño y debilita el sistema inmunológico.  

 Es importante aprender a disminuir la brecha existente entre cómo pensamos, sentimos  y actuamos, por ello dejaré algunos tips fáciles de practicar, para favorecer la salud emocional, puesto que se puede aprender a regular las emociones.

A continuacion queremos darte algunos tips, que puedes usar en caso de tener problemas para manejar algunas de tus emociones

 

Tips para el manejo de la ira

  1. Identifica y nombra la emoción que sientes, de esta forma reduces su intensidad y es más fácil procesarla racionalmente. Ejemplo: Estoy molesta porque mi novio no me visito. Así reconoces la emoción y que la genera.
  2. Inhala y exhala profundamente, así tienes tiempo de pensar bien lo que vas a decir sin llegar a ofender o lastimar a alguien.
  3. Cada vez que algo te molesta piensa si ese evento es trascendental en tu vida en los próximos tres años.

Tips para el manejo de la tristeza.

  1. Realizar ejercicio, activara la conexión positiva mente cuerpo.
  2. Ponte guapo o guapa, al verte al espejo refleja tu lado más positivo, enviando información al cerebro para reestructurar la visión de las cosas.
  3. Escucha mínimo un minuto una tanda de humor que te haga reír y cambiar tu foco de atención.

Tips para el manejo de la ansiedad

  1. Respira profundo, se consciente del aire que ingresa y que sale de tu cuerpo, esta práctica te calmara dándote descanso, posibilitándote estar más sereno a la hora de actuar o decidir.
  2. Si estas solo pega un grito, así te sentirás mejor porque logras liberar endorfinas encargadas de la sensación de placer.
  3. Expresa tus preocupaciones y angustias a través de la escritura, esta práctica te ayuda a liberarte de tus emociones a la vez que te permite procesarlas y entenderlas.

Es importante identificar  lo que sientes y  piensas para lograr cambiarlos, hay que ponerse manos a la obra y cuando menos lo esperes ya habrás adoptado alguno de los hábitos que te he propuesto.  ¡Éxitos!

Referencia Bibliográfica

Goleman D. (1996) Inteligencia Emocional. Buenos Aires / Argentina. Javier Vergara Editor.

Punset E. (2014) El viaje a la vida. Barcelona / España. Ediciones Destino, es un sello de Editorial Planeta. S.A.